0 1 min 3 miesiące

El caos político en Italia no ayuda al BCE, ya que vemos una mayor ampliación de los diferenciales de los bonos en la región. Esto llega en un momento bastante inconveniente para el banco central, ya que está tratando de reducir eso para tratar de suavizar la transmisión de políticas y reducir los riesgos de fragmentación.

Un tema a considerar ahora es ¿dónde traza el BCE la línea para diferenciar los riesgos políticos y financieros? Si la agitación en Italia hace que a los partidos de derecha les vaya bien y se vendan los bonos domésticos, ¿debería intervenir entonces el BCE? Ese no es el tipo de cosas que irían muy bien dentro de la región misma.

Dodaj komentarz

Twój adres e-mail nie zostanie opublikowany.